lunes, 9 de mayo de 2011

Se apropia del crédito de las 400 dosis de ciencia: el único divulgador que importa es él

Tomamos otro fragmento del artículo "Las acrobacias del doctor cerebro", escrito por Patricia Vega, en la revista emeequis # 150

"–No se ha referido a su labor como divulgador. Su actual cargo es el de director de Divulgación de la Ciencia de la UNAM.
René Drucker Colín se recarga en su silla giratoria, extiende un brazo y da sorbos a su botella de Propel. Luego se inclina para tomar un par de libros de una pila que tiene junto a su escritorio y los obsequia a la reportera y al fotógrafo. La obra se llama 400 pequeñas dosis de ciencia, fue editada por la Coordinación de Investigación Científica de la UNAM y reúne igual número de breves cápsulas de radio preparadas por el entrevistado."

¿Debemos entender que el entrevistado les dijo que él, el divulgador que todo México esperaba, había preparado los 400 textos?
Cuánta mentira y cuánto prepotencia y abuso sobre el trabajo de los (al menos) 8 autores.  




Pero Drucker considera que los demás son sus empleados y que su trabajo no merece ningún crédito. 
A los de la DGDC ya ni nos extraña, pero todavía nos indigna.
El libro se puede bajar en formato PDF aquí.
(Y Drucker hablando sin un guión escrito por alguien más se puede ver aquí  y es realmente de pena ajena...)

1 comentario:

  1. No es de sorprender, como no puede hacerlo él.

    ResponderEliminar